Tu nueva Ciudad, Málaga


Málaga es una de las ciudades más bellas de Andalucía. Es la sexta ciudad más poblada después de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza.  Málaga es uno de los destinos más deseados para los turistas y ¿cómo no? para los estudiantes Erasmus, gracias a sus universidades, el clima, la posición geográfica, su historia, sus monumentos, sus museos, la vida social, la gente y su fiesta o vida nocturna, sus playas…

Seas Erasmus, un estudiante del programa de intercambio internacional, un estudiante español de otra ciudad de España, si estás haciendo tus prácticas o estudias el master o el doctorado, no hay ningún destino mejor para estudiar que Málaga. No importa cuantos años tienes, esta ciudad es perfecta para ti. Si estás leyendo esta página significa que eres uno de los muchos afortunados cuyo destino es Málaga.

Cada año más de 2000 estudiantes de todo el mundo vienen aquí para pasar una temporada de intercambio en sus estudios. Las universidades de Málaga son algunas de las más importantes, más grandes y más famosas, reconocidas internacionalmente. De aquí salen muchos especialistas apreciados en cualquier parte del mundo. Eres el futuro de tu país y esperamos que tu estancia en Málaga aporte su granito de arena para conseguir que seas el mejor en tu trabajo y lo que es aún más importante, es que obtendrás una experiencia vital incalculable.

Pero ya sabemos que la vida no son solo estudios, trabajo u obligaciones. Durante tu estancia tendrás tiempo libre, vas a viajar, conocerás muchísima gente nueva de todo el mundo, te harás con nuevos amigos y algunos de ellos serán tus amigos para toda la vida.

¿Estás preparado para la aventura de tu vida?

Happy Erasmus te ayudará en todo: conocerás la ciudad, aprenderás el idioma nuevo, viajarás muchísimo para conocer todos los rincones de Andalucía, España, Portugal, Marruecos... vas a salir de fiesta a las mejores discotecas gratis, vas a pasar días en mejores y más increíbles playas, lagos y ríos. Y por supuesto siempre estarás acompañado por tus nuevos amigos.

Solamente queda decir: ¡BIENVENIDO A MÁLAGA - TU NUEVA CIUDAD!






Breve historia de Málaga.

La historia de Málaga está marcada por el paso de varias culturas, que han ido dejando su huella con el paso de los siglos. En el lugar donde se asienta la ciudad existía un poblamiento bástulo, en base al cual los fenicios fundaron la colonia de Malaka. Tras un período de dominación cartaginesa, Malaka pasó a formar parte de Roma.
La Málaga romana conocería una época de gran esplendor, como muestran su teatro Romano y otros restos arqueológicos de relieve, así como su estatuto de ciudad confederada regida por leyes propias: la Lex Flavia Malacitana. Un largo período de decadencia se produce tras la caída del Imperio de Roma. En el año 571 la Ciudad se encuentra sometida al dominio del rey visigodo Leovigildo.
En el año 711, Tarik, lugarteniente del gobernador del norte de Ifriquiya (África) Muza ben Nusayr, cruza el Estrecho de Gibraltar (Yebel-Tarik) al mando de cerca de 10.000 hombres e inicia la conquista de toda la Península -lo que conseguiría en sólo cinco años-, más convenciendo por la razón de un nuevo credo y un estilo de vida renovador que venciendo por la fuerza de las armas. En ese mismo año Málaga se hace musulmana y abre un nuevo periodo de su historia que durará ocho siglos. En su ámbito territorial se asentaron yemeníes, beréberes, árabes del sur, muladíes (hispanogodos convertidos a la nueva religión), mozárabes (cristianos que seguían conservando y practicando su religión) y judíos. En los tres primeros siglos de dominio musulmán, la Ciudad vio aumentar rápidamente su población al socaire de un impulso económico notable, una época próspera basada en el comercio y el intercambio de productos a través de su puerto.

En el siglo X Málaga contaba ya con 15.000 habitantes. Tras la caída del Califato de Córdoba, Málaga se convirtió en capital de la Taifa de los Hammudíes, reino que llegaba hasta Algeciras. Tras las invasiones de almorávides y almohades, la Ciudad y su distrito pasarían -finales del siglo XIII- a depender del reino nazarí de Granada. Durante ese período fue un lugar floreciente, vivía del comercio de sus productos agrícolas: la caña de azúcar, las almendras, las pasas, los higos, el azafrán y el olivo, y era de reconocida fama su producción de tejidos de seda y elaborada cerámica.
Durante la dominación musulmana se construye el recinto amurallado de la ciudad, que iba desde el mar hasta la Alcazaba subiendo por la orilla izquierda del río Guadalmedina hasta la actual calle Álamos, y de ésta hasta la calle Granada, que recibe precisamente este nombre porque allí se abría en la muralla la puerta del camino hacia esa ciudad; todo el recinto se encontraba protegido por el castillo de Gibralfaro.
Sobre Málaga escribiría el viajero y geógrafo Ibn Batuta (1304-1368):"Es una de la capitales más bellas de Al-Andalus. Reúne las ventajas de las tierras del interior y de las ciudades marineras. Sus higos y almendras, su fina cerámica y porcelana en oro se exportan a los lugares más alejados de Oriente y de Occidente".
En el siglo XIV comienzan los primeros intentos de conquista por las tropas cristianas. En 1487 se toma la ciudad. A partir de este momento las comunidades religiosas desempeñarían una función importantísima en el crecimiento urbano de Málaga.
El balance general del siglo XVI es de decadencia, no sólo por las consecuencias que trajo consigo el levantamiento de los moriscos y su posterior expulsión, también las epidemias, inundaciones y malas cosechas azotaron la ciudad. Aún así, de este siglo data la construcción de la cabecera de la Iglesia Catedral: el crucero, la girola y la capilla mayor. También en el XVI se produce la primera remodelación urbanística de la ciudad musulmana: se construye una vía ancha que permite el tránsito de carros y mercancías entre la Plaza Mayor (hoy Plaza de la Constitución) y la Puerta del Mar, es la calle Nueva.

En el siglo XVII, la vida de la Ciudad gira en torno al puerto, que tenía dos funciones bien definidas: una militar -siendo el más importante del litoral del Reino de Granada-, y otra mercantil -el puerto de Málaga gozaba de una situación de privilegio en las rutas marítimas del Mediterráneo y el Atlántico-. Al socaire de su actividad portuaria nace en Málaga una incipiente industria, destacando la fabricación de armamento.
Uno de los problemas más graves de la Málaga del XVII era sin duda la falta de higiene, sus calles eran un vertedero de aguas fecales y basuras, foco de enfermedades y epidemias, siendo probablemente la más terrible de todas ellas la peste de 1637.
En el siglo XVIII, el puerto, germen de la actividad económica de la Ciudad, pasa a ocupar uno de los primeros puestos en la costa mediterránea andaluza. Su actividad se basa en la importación de trigo y la exportación de vinos y pasas. Tras el decreto de libertad de comercio con América en 1778 se acentúa el tránsito comercial portuario, lo que trae consigo un aumento considerable de la población.
El crecimiento de la ciudad se hace notar en remodelaciones urbanísticas acordes con las ideas ilustradas de la época; de 1783 data el proyecto de construcción del Paseo de la Alameda. También de finales de este siglo es la edificación de la Aduana, junto a los muelles del puerto malagueño

El siglo XIX viene marcado por una generalizada crisis política, económica y social. Los estragos de la Guerra de la Independencia, el permanente conflicto entre absolutistas y liberales -en el que Málaga sería escenario del fusilamiento del general Torrijos-, el cierre del comercio marítimo con América, el hundimiento de la industria malagueña y, en el último cuarto de siglo la propagación por la Axarquía y los Montes de Málaga de la terrible plaga de la filoxera, escriben un capítulo negro en nuestra historia reciente. El siglo XX arranca en la ciudad de Málaga con expectativas de progreso que se van a ver truncadas en pocos años. En la primera década se remodela el casco antiguo, la calle Larios, trazada a finales del siglo XIX, va a ser el eje central del núcleo urbano y punto de encuentro de la sociedad malagueña; de esta época data también el Paseo del Parque, construido sobre terrenos ganados al mar. La crisis política, económica y social que atenaza Andalucía en el primer tercio del siglo, reviste en Málaga tintes más trágicos cuando se convierte en el lugar de arribada de los heridos de la Guerra de África. La Guerra Civil tiene en la capital malagueña dos períodos diferenciados, un primer momento de continuidad republicana (julio de 1936 a febrero de 1937) y otro (febrero de 1937 a julio de 1939) de dominio de las tropas llamadas nacionales.

En la segunda mitad del siglo la ciudad, gracias al desarrollo turístico, va a sufrir un rápido aumento de población y paralelamente un gran crecimiento urbano, en la actualidad, Málaga tiene casi 570000 habitantes, siendo la sexta ciudad más poblada de España.     




Sitios de interés turistico de Málaga:

Hay muchas cosas que ver en esta ciudad, aquí tienes la lista de las zonas imprescindibles para visitar y vas a encontrar más información en QUE VISITAR EN MALAGA :

En el Centro Histórico: Castillo de Gibralfaro, La Alcazaba, Teatro Romano, Catedral de Málaga, Palacio Arzobispal, Iglesia de San Agustin, Plaza de la Merced, Iglesia de Santiago, Puerta del Mercado de Atarazanas, Plaza de la Constitución.

La calle Larios.

Los museos Picasso, Carmen Thyssen, Automovilístico.

Playas de Malaga.


¡HAPPY ERASMUS TE DESEA UNA ESTANCIA INOLVIDABLE EN MALAGA Y QUE DISFRUTES DE TU NUEVA CIUDAD A TOPE!