Fiestas y Eventos en Málaga


Feria de Málaga

La Feria de Agosto, o simplemente, Feria de Málaga, es un acontecimiento festivo de la ciudad de Málaga.

La historia de la Feria de Málaga conmemora la toma de la ciudad por parte de los Reyes Católicos el 19 de agosto de 1487, incorporándola a la Corona de Castilla.
Estos dieron a la ciudad la imagen de la [Virgen de la Victoria]. El recién formado Ayuntamiento acordó como conmemoración de la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, se hiciera una fiesta anual el día de la Asunción, para conmemorar aquel hecho.
La celebración tuvo lugar el 15 de agosto de 1491 con una procesión. El siguiente año se trasladó la celebración de la fiesta al día 19 de agosto, día de San Luis. Ese año hubo una procesión y una pequeña corrida con cuatro toros. Continuó celebrándose la fiesta cada año, y en el siglo XVII se tiraban cohetes y se montaban espectáculos de fuegos artificiales. En la procesión se llevaba el estandarte real con el que se ganó Málaga, y la procesión se dirigía desde la Catedral hasta la iglesia de Santiago donde se celebraba la misa. Con el transcurso del tiempo, la festividad de San Luis fue quedando reducida a la misa y el sermón.
Una de las singularidades de la Feria de Málaga reside en la división de las zonas de celebración, pues aunque el recinto ferial se encuentra en el Cortijo de Torres, el centro histórico de Málaga vive su particular "Feria de día". Por tanto se podría decir que en Málaga existen dos ferias, la "Feria de día", en el centro de la ciudad, y la "Feria de noche" en el Cortijo de Torres, aunque en el recinto ferial se mantiene la actividad festiva durante toda la jornada.
Por el día, el centro de la ciudad es un hervidero de gente, debido en gran medida a la fecha de celebración en la que cientos de miles de personas de todos los rincones del mundo pasan sus vacaciones en la Costa del Sol. Las calles del centro histórico son decoradas con farolillos y adornos florales, se montan casetas, se celebran espectáculos para niños y mayores, bailes, pasacalles con orquestas y un sin fin de eventos entre los que cabría destacar a las Pandas de Verdiales que recorren las vías y plazas principales mostrando su singular y antiguo folclore, mientras los carruajes y tiros de caballos engalanados toman las calles de la ciudad. Asimismo el flamenco y la copla están presentes en toda la feria ya que no hay que olvidar que Málaga y su provincia es una zona geográfica del cante. Además de la música tradicional, en multitud de establecimientos durante la Feria de día y en las casetas en la Feria de la noche se pueden escuchar diferentes estilos musicales para cualquier gusto.
Por la noche la fiesta se concentra en el Real del Cortijo de Torres, donde de forma ordenada se sitúan casetas, puestos de feriantes y atracciones mecánicas para la diversión de todos los públicos.







Semana Santa de Málaga

La Semana Santa de Málaga, posee una tradición ancestral que se remonta a la época de los Reyes Católicos. La ciudad de Málaga es la capital de la Costa de Sol y se encuentra al sur de España, tierra que en pleno Siglo 21 convive perfectamente con la modernidad y sus tradiciones. La más famosa de esas tradiciones es sin lugar a dudas, la conocida Semana Santa de Málaga.
Durante más de 500 años de historia ininterrumpidamente, la Semana Santa de Málaga ha permanecido presente en el sentimiento religioso y popular de los malagueños. El 16 de febrero de 1980 fue declarada de Interés Turístico Internacional. Un espectacular evento de carácter religioso, social y cultural que atrae millones de visitantes a la capital de la Costa del Sol.

Gracias al gusto que durante siglos han tenido las cofradías y hermandades por el arte barroco y la cantidad de enseres procesionales que han acumulado a lo largo de los años, hace que la puesta en la calle de la Semana Santa de Málaga sea un escenario de arte exuberante lleno de color y majestuosidad.
Cada año, la Semana de Pasión en Málaga pone en las calles un auténtico espectáculo perceptible por los cinco sentidos, sus tronos, portando a las imágenes que son mecidas durante todo el recorrido, miles de nazarenos y penitentes que van dando luz y color con sus cirios y vestimentas por el itinerario, marchas procesionales que llenan de la particular música de Semana Santa, aromas a incienso y a flores al paso de las procesiones y miles de personas que se agolpan por ver y aplaudir a sus cofradías favoritas.
La Semana Santa de Málaga será muy distinta para quien no la conoce y quedará sorprendido al comprobar que aquí no se vive una Semana de Pasión con recogimiento y silencio. En Málaga se vive la Semana Santa con alegría, con bullicio, con vítores, con saetas espontáneas y aplausos al paso de las imágenes.
Enormes tronos que no salen de las iglesias pues no caben por sus puertas, auténticas capillas andantes de hasta más de 5.000 kilos mecidos por decenas de portadores. Desfiles militares que tocan marchas procesionales o cantan sus himnos durante el recorrido. Todo esto, sin que ello signifique falta de religiosidad, sino más bien es la particular forma en que los malagueños viven la fe y el sentimiento por su Semana Santa.
Las procesiones de la Semana Santa de Málaga, ofrecen por tanto un atractivo único no sólo para las personas que participan en sus estaciones de penitencia, sino también a todos aquellos visitantes y turistas llegados de todos los rincones que ven en la Semana Santa de Málaga la espectacularidad de sus desfiles procesionales y todas las manifestaciones artísticas que se pueden presenciar desde un prisma laico.
Más de 5 millones de turistas visitan en la actualidad la Semana Santa de Málaga. Una ciudad cosmopolita acostumbrada al turismo y que cuenta con la mayor experiencia e infraestructuras para este evento de toda España.